celos

12 Jul Educando para crear celos

Educando para crear celos

Esta semana nos apetece compartir contigo un post que te puede resultar útil a varios niveles:

– Si tienes alumnos en clase que pasan por la experiencia de sentir celos, puedes analizar e investigar cómo estos se han ido creando poco a poco con intervenciones muchas veces de los adultos.

– Si eres padre y estás pasando o vas a pasar por esta situación educativa, te puede ayudar a analizar cómo estás llevando tú mismo el proceso.

– Si tienes amigos, familiares, conocidos, con este tipo de vivencia, puedes observarles y simplemente analizar si lo que te cuento es pura teoría o es la vida misma.

 

¿CÓMO SURGE ESTE POST?

Hace unas semanas hablando con una amiga que se dedica también a la formación (en su caso en un instituto), me contaba la experiencia de lo que le estaba suponiendo ser madre de dos hijos. El mayor con 3 años estaba viviendo la experiencia de tener un hermano pequeño y esta vivencia te aseguro por experiencia que no es fácil.

Esta amiga me comentaba todo aquello que estaban intentando hacer para que la vivencia fuese más sencilla para el hermano mayor, pero no se sentía demasiado cómoda con los resultados. A partir de ahí, le conté mi experiencia…¡yo también fui celosa, y muuuucho! Le conté mi experiencia, como ahora te cuento a ti, para que pudiese entender porque los recursos que estaba utilizando no le daban los resultados que ella había imaginado.

Aquí está mi historia…

Yo misma pasé por una etapa realmente complicada cuando nació mi hermana. Nos distanciaban 4 años, 2 meses y 8 días de vida. Te puedo asegurar que es el tiempo suficiente para entender que algo extraño está pasando. Curiosamente mi primer recuerdo, lo primero y más lejano que recuerdo con claridad en mi vida, es el día que recibí la llamada de teléfono en la que mi padre al otro lado me decía: “Ja has tingut una germaneta” (Ya tienes una hermanita). No dije nada, solo silencio, y mi recuerdo es que la habitación donde estaba perdió parte de la luz. Era de día, pero sentí que algo se oscurecía.

Sé que es curioso, pero así como te lo describo es como lo vivirán muchos niños de esas edades.

Desde ese mismo punto te puedo decir algunos pequeños errores que hacemos los adultos para crear esos celos, eso sí, siempre sin ninguna intención y sin darnos cuenta:

– Situación 1: El nacimiento.Cuando nace mi hermana, me dejan en casa de unos tíos donde no estaba habituada a estar. Esta situación es extraña para el niño de 4 años porque lo primero que siente es que para que llegue tu hermana a ti tienen que apartarte de algún modo, “abandonarte” en una casa distinta a la tuya.

– Situación 2: Vas a visitar a tu hermana al hospital. Recuerdo entrar por el pasillo del hospital (otra vez lo recuerdo oscuro…) de la mano de mi padre y llegas a una habitación en la que te encuentras a tu madre que tiene en brazos a otra niña…¿pero qué pasa aquí? Hasta el momento eras tú su bebé, su niña que cogía en brazos y ahora tienes que entrar y simplemente mirar esa escena tan extraña.

– Situación 3: Llegada a casa.Llega ese bebé al que llaman “tu hermanita” a casa. Durante el embarazo tus padres te decían que ibas a tener una hermanita con quien jugar pero de repente el tema ha cambiado…no puedes jugar con ella, ni mucho menos. No habla, no hace nada con las muñecas, no puedes pasarle un balón, no se ríe…¡te han mentido!

– Situación 4: Los cuidados del bebé.Te han estado diciendo que tú ibas a cuidar a tu hermana, que les ayudarías a bañarla, a darle de comer, a cambiarla, etc. y tú acabas imaginando que es como jugar a las muñecas. Pero algo extraño pasa porque es tu madre quien le da de comer, son tus padres quienes la bañan, tú no puedes cogerla en brazos todo el día como a las muñecas y no puedes tampoco cambiarla…¡te han vuelto a mentir!

– Situación 5: Te has hecho mayor.No sabes por qué pero el mundo se ha puesto de acuerdo en decirte y hacerte creer que lo más bonito del mundo es “hacerte mayor”. Pero…¿qué se han creído? ¿Quién les ha dicho que lo que tú quieres es hacerte mayor? Cada dos por tres alguien dice que ya estás muy mayor, que estás muy grande, que has crecido y que tienes que hacer las cosas sola. “Tienes que vestirte solita, que ya eres mayor”(pero a tu hermana la viste tu madre con cuidado), “tienes que dormirte sola, que ya eres mayor”(pero a tu hermana la duermen mientras le cantan y la sostienen en brazos), “tienes que comer solita, que ya eres mayor”(pero a tu hermana, le dan cada dos horas de comer, tu mamá)…¡si eso es hacerse mayor, tendrían que haber avisado!

– Situación 6: Estás fuera del equipo. Conectado con la situación anterior, empiezas a ver que en muchas ocasiones tienes que estar fuera del equipo. Llega la noche, que es el momento más oscuro del día (pero ahora de verdad) y te dicen que tienes que dormir en tu cuarto, solita. Espera, espera…¿y por qué tus padres duermen con tu hermana? ¿Todos juntitos? ¿Y tú por qué no? Si solo tienes 4 años, también cabes en su cama o que te pongan una cuna o incluso te conformarías con dormir en el suelo, pero no fuera del equipo, no alejado de todos. Por eso, cada noche, al dormir en mi habitación sola le decía a mi madre las últimas palabras del día: “Mamá, per favor demà estate i no m’enganyes” (Mamá, por favor, mañana estate y no me engañes). Te parecerá duro,  pero cada noche me dormía pensando que igual se iban los tres y a la mañana siguiente tendría que vivir sola para siempre.

Cuando le conté a esta amiga todo esto, empezó a sentir ese dolor que se siente cuando intentamos educar de la mejor forma posible y nos damos cuenta de que hay demasiadas cosas que no hemos tenido en cuenta. Le dije:

Esta es mi vivencia, no tiene por qué ser la de otros muchos niños, pero creo que cuando nos separan 3 o 4 años de nuestros hermanos, es muy fácil que pasemos por estas situaciones. Piensa en la parte bonita, estás a tiempo de hacer muchas cosas para ayudarle y que pueda aprender a partir de esos celos. Ahora compartiré contigo estrategias tremendamente eficaces para darle la vuelta a todas y cada una de estas situaciones”.

Y me miró con cara de tranquilidad porque sabía que ahora vienen las soluciones. ¿Te apetece escucharlas?

Pues te las cuento en el próximo post.

 

Reme Egea_Formación para docentes

Reme Egea

Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Reme es una de esas atrevidas aventureras, de las que luchan por los sueños, una de esas apasionadas que nunca tira la toalla.

No Comments

Post A Comment