21 Mar ¿A qué edad deberíamos enseñar a leer?

Mi madre no sabe de leyes de educación, no sabe de teorías psicológicas, ni tampoco de grandes metodologías de aprendizaje pero su sentido común le ha hecho llegar a conclusiones a las que hoy empiezan a llegar muchos teóricos. Mi madre llegó a las mismas conclusiones no hace un año ni dos, sino hace ya 30 años… ¡Casi nada!  

Mientras hablábamos hace unos días sobre la obsesión de muchos padres y muchos docentes de enseñar a los niños a leer mi madre me decía:

– No entiendo esa obsesión, no es lógica. Mira, cuando tú eras pequeña te llevábamos a “parvulario” en una escuela pública. Las familias bien del pueblo (así es como se llama en los pueblos a la gente adinerada), llevaban a sus hijos a las monjitas que era una escuela privada. 

Cuando llegabais a EGB, os juntaban a los del parvulario y a los de las monjas y yo estaba preocupada porque todos ellos sabían leer y tú no. Pero esta preocupación duró muy poco porque en Navidades, ya leías comellos. El trabajo que ellos habían hecho durante dos o tres años, tú lo hiciste en solo 3 meses”.

No sé a qué te sonará esta historia, pero no, no soy una niña prodigio, ni una niña superdotada, sino que tuve la suerte de encontrar a maestros que me hicieron aprender a leer solo cuando mi cerebro y los distintos procesos madurativos y estructuras mentales estaban listas.

Parece que la obsesión de que los niños aprendan a leer “antes de hora” no es una moda moderna sino que ha existido en las últimas décadas y lo curioso es que el sentido común llegase antes a lugares dónde llegan hoy en día muchos estudios e investigaciones. 

¿POR QUÉ NOS EMPEÑAMOS ENTONCES EN ADELANTAR ESTA EDAD?

Evidentemente no es una cuestión general, sino que es muy propia de la educación en nuestro país. Es una obsesión que une tanto a padres como docentes. Por un lado, muchos padres identifican este tipo de aprendizaje con ciertos grados de inteligencia. Parece que se ha convertido en una competición el poder decir si mi hijo lee antes o después que otros niños.

Por otro lado, distintos proyectos educativos compiten en este mismo punto y otros. Es decir, venden sus proyectos con ideas de que “desde los 3 años tu hijo leerá”. Si ante esta idea se encuentran con un padre para los que la lectura se convierte en competición, sin duda lo tendrán ganado.

Pero…¿alguien le ha preguntado a los niños? ¿Alguien se ha quedado en silencio observándoles mientras aprenden a leer con 3 años? ¿Me aseguras que esto es realmente lo que les hace felices en este momento de su vida? Yo me he quedado como observadora de este tipo de situaciones y siento decirte que el brillo en sus ojos no se parece para nada al brillo de cuando están jugando a pillar con otro niño, ni tampoco sus risas suenan igual (siento decirte que no veo a muchos niños reír a carcajadas mientras aprenden a leer ma-má u otras palabras importantes), tampoco tienen el mismo aguante en la tarea ni mucho menos esa cara de satisfacción si la comparas cuando corren rápido y pillan a su amigo. 

EN QUÉ CASOS ADELANTAR LA LECTURA

La verdad es que no se me ocurren demasiados casos, por no mentirte tan solo te diré un caso en el que yo la adelantaría. Hay niños que de por sí van despertando muy pronto el intereses como: ¿mamá cuál es esa letra?, ¿papá por qué letra empieza mi nombre? ¿Qué pone en ese cartel? ¿Jugamos a escribir palabras? Solo en ese caso en el que el niño por sí solo tiene una curiosidad increíble y quiere “jugar” con ello, en ese caso…¿Por qué no jugar a lo que ha elegido?

Si no es así, yo no cambiaría las risas, la mirada brillante y el disfrute del juego por adelantar un proceso que en su momento llegará de forma más natural y más disfrutable.

Y tú, ¿cuál es tu opinión como padre/madre o como docente?

Reme Egea_Formación para docentes

Reme Egea

Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Reme es una de esas atrevidas aventureras, de las que luchan por los sueños, una de esas apasionadas que nunca tira la toalla.

No Comments

Post A Comment