rpt

20 Sep Un año sin pantallas: ¿Acierto o error?

Un año sin pantallas: ¿Acierto o error?

En los últimos meses hay un tema que se ha cobrado el protagonismo de muchas conversaciones sobre educación tanto dentro de las propias aulas como en ese aula tan importante y en la que pasamos tanto tiempo de nuestras vidas, es decir, nuestra casa. Y ese tema de tanta actualidad son las pantallas: móviles, Tablet, ordenadores, televisión, etc.

Hoy te hablaré de la visión que tenemos desde Con los pies en el Aula, sobre espacio al que llamamos “casa” y la próxima semana analizaremos este desafío desde el mundo del aula formal.

Hace 15 meses, cuando llegaron a mi vida Giorgio y Leone también me planteé la disyuntiva de si permitía o no permitía la introducción de pantallas en sus vidas desde muy pequeños. La decisión fue clara: “NO A LAS PANTALLAS DURANTE EL PRIMER AÑO DE VIDA” (después ya reevaluaríamos la decisión). No sabía si era una decisión acertada o errónea, lo único que sabía es que en la vida tenemos que tomar decisiones, hacer ensayo-error y después analizar si han sido útiles o no.

¿Por qué opté por esta decisión? Te puedo decir que la decisión fue realmente rápida porque tenía una imagen en mente. Hace años en un viaje a Mallorca, me alojé en un hotel familiar, es decir, uno de aquellos que atraen a familias para las que preparan mil y una actividades. Una de las noches decidimos cenar en el restaurante que estaba al borde de una bonita piscina. La vista era preciosa, la iluminación espectacular, música jazz, una luna llena que causaba respeto, una temperatura perfecta y una comida italiana deliciosa…¡vamos un espacio increíble! Y allá en la mesa de al lado estaba sentada una pareja con sus dos hijos. Los padres hablaban sobre sus temas mientras que un niño de 3 años y otro de 6 se convirtieron en invisibles. Cada uno sentado ante un plato que no eran capaces de saborear, inmersos en los dibujos de cada una de sus tablets (apoyadas sobre su botella de coca-cola). Me dio tanta pena, tanta tristeza ver aquella imagen que me prometí a mi misma que si algún día yo era una de las protagonistas de aquella escena, la transformaría.

Pues con aquella imagen en mente, hace 15 meses tomé la decisión de “pantallas no” y éstos son los aciertos a los que esto creo que me ha llevado…

– HABILIDADES PARA VIAJAR EN COCHE: son duros, no te voy a mentir y más si no quieren dormir pero Giorgio y Leone han aprendido a descubrir gaviotas en cada rincón del cielo, edificios, colores e incluso son capaces de quedarse fascinados viendo un paisaje que con el movimiento del coche cambia por segundos.

– COMIDAS SUPERADAS: un gran reto comer sin pantallas. Es un momento para la creatividad…la cucharada tiene que llegar a sus bocas con lo que la estrategia tiene que cambiar cada día. Han aprendido canciones, bailes completamente improvisados, imitaciones de animales e incluso han visto desaparecer el sentido del ridículo de su madre cuando tiene que hacer el payaso para que el lenguado acabe en sus estómagos antes que repartido por todo el comedor.

– CUERPO ATLÉTICO: la televisión es ese aparato de color negro permanente que está fuera de la zona de juegos, para ellos, una simple caja negra a la que intentan golpear ante el mínimo descuido. En lugar de esto, el comedor es una pista americana con sus sillitas dobladas en el suelo, obstáculos, juguetes manufacturados, plantas que se esconden de sus “garras”, etc. ¿Dónde les ha llevado esta pista americana? Pues imagínate si pasaras al días varias horas en el gimnasio cómo estaría tu cuerpo. Puedes ver sus cuádriceps, sus gemelos, sus cuerpecitos que suben y bajan con maestría de un sofá, sus primeros pasos al aire (no quieren manos)…en definitiva un cuerpo fuerte que les permite evitar caídas y disfrutar del movimiento.

– CONEXIÓN CON EL ESPACIO: El hecho de no estar absortos ante una pantalla les ha permitido captar todo lo que pasa en el espacio y aprender más rápido. Miran, observan, atienden a los ruidos, a los colores, a los olores, a las personas, a todo ese mundo tan fantástico en el que les ha tocado vivir. Cada árbol es una nueva experiencia, cada perro por la calle, cada persona a la que saludan y sonríen con su “bye, bye”…¡qué mejor mindfulness!

– AUTOSUPERACIÓN DEL ABURRIMIENTO: Imagínate sin pantallas, todo el día, toda la semana, todo el año…¿qué sería de nuestra vida? Pues sería como la de ellos: al principio no sabían qué hacer con su aburrimiento pero meses después han desarrollado habilidades para deshacer, romper, desmontar objetos, investigar con detalle, inventarse juegos consigo mismos o juegos en los que me incluyen por segundos.

– AYUDARME A AUTOSUPERARME: Incluso todo esto me ha llevado a autosuperarme. Hay muchos días en los que no sé a qué jugar con ellos y esto me ha llevado a probar, probar y probar opciones distintas. Todos mis días tienen música, bailes inventados, Kissisaurus que les persiguen a besos, escondites detrás de las cortinas del comedor, búsquedas de pelotas por debajo del sofá y sonidos de esas risas que producen las cosquillas.

 

INCONVENIENTES

No los veo, a lo mejor están y no quiero verlos pero te aseguro que mirando todos los aciertos a los que esto me lleva, no me preocupan los inconvenientes que pueda tener.

Con todo esto, solo te puedo decir que de momento, continuamos con el loco experimento de “DOS AÑOS SIN PANTALLAS”.

Reme Egea_Formación para docentes

Reme Egea

Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Reme es una de esas atrevidas aventureras, de las que luchan por los sueños, una de esas apasionadas que nunca tira la toalla.

2 Comments
  • Mara Claramunt
    Posted at 13:56h, 21 septiembre Responder

    Totalmente de acuerdo!! Ha sido un acierto. La vitalidad y curiosidad que muestran Giorgio y Leone por el mundo y las personas que lo habitan deja fascinado a cualquiera. Y como muy bien explicas, su continua conexión con el mundo analógico y no con el digital ha contribuido a ello. Están inmersos en la realidad, en vivo y en directo, sin pantallas ni filtros de por medio y son capaces de maravillarse con todo lo que acontece en ella. Da igual que sea una pared, que un árbol o un adhesivo gigante de Mickey Mouse pegado en un escaparate…Ellos lo viven todo como una fiesta, se interesan por todo lo que hay a su alrededor, por anodino que nos pueda parecer a otros. Cierto que esta es una característica de los niños en esta etapa de su vida, pero en Giorgio y Leone esta cualidad se puede observar multiplicada por 1000. Lo dicho Reme, un acierto que sin duda se suma a otros muchos aciertos en la manera en que estos niños están siendo educados.

    • Reme Egea
      Posted at 08:22h, 30 septiembre Responder

      Me alegra mucho de que valores su capacidad de maravillarse multiplicada por 1000. Yo cuento día a día números de sonrisas, carcajadas y miradas de sorpresa y de momento creo que se suman varias decenas a lo largo del día. Gracias por colaborar en este proceso de aprendizaje.

Post A Comment