24 May La «Fábrica» de los malos alumnos

Como veíamos en el post anterior, los malos alumnos no surgen de la nada sino que muchas veces somos el mismo docente el que provocamos situaciones perfectas en las que los alumnos acaban sintiendo que llevan la etiqueta de malos. Hoy revisaremos brevemente 5 historias reales con las que nos hemos encontrado en los últimos años, historias que crean las condiciones perfectas para que un alumno se vaya transformando en “alumno malo”.

Ejemplo 1: ETIQUETAS ESTÁTICAS

Tenemos el caso de un alumno de primaria que no tenía demasiadas ganas de estudiar puesto que sus preferencias se derivaban hacia el mundo deportivo. Su madre nos pidió una intervención para conectarle con las ventajas que podría tener para él estudiar. Activamos un plan con el que empezó a organizarse y estudiar de forma más metódica. Esto le llevo en pocas semanas a obtener un 10 en una de las asignaturas. Al ver la perfección de su examen, la profesora le preguntó delante de todo el resto: ¿de quién te has copiado? En este caso no le dio el beneficio de la duda sino que directamente supuso que ese gran resultado no podía ser del alumno.

MORALEJA: Una de las formas más duras de marcar negativamente a un alumno, es interpretar cada situación que ocurre utilizando las etiquetas que le has puesto anteriormente, no dándole de este modo la oportunidad de cambiar.

 

Ejemplo 2: JUZGARLES DE FORMA INJUSTA

Hace unos días una profesora interrumpió a un directivo cliente nuestro a mitad de una reunión muy importante. El motivo de la llamada era: “tu hija ha copiado, tendréis que educarla para que no haga este tipo de cosas”. Se trata de una alumna de 12 años con resultados completamente brillantes a lo largo de toda la primaria. Una alumna con una actitud y comportamiento perfecto en el aula, que además nunca ha dado problemas. La niña decía que no había copiado, sino que solo repasaba algunas cosas en voz alta porque es a lo que está acostumbrada. La alumna recibió una bronca al respecto y además se puso en tela de juicio la explicación de la niña.

MORALEJA: Pongámonos en la situación de que fuera verdad: ¿sería justo valorar la trayectoria brillante por un solo día en que ha copiado de otros? Si así lo hacemos, podemos hacer sentir tanta injusticia que el alumno empiece a mostrar otro tipo de comportamientos.

 

Ejemplo 3: NO DEJAR LIBERTAD A CADA ALUMNO

En una formación con jóvenes de 18 a 30 años, nos encontramos con una joven que se aparta del resto durante las pausas y prefiere estar sola mientas el resto se van a desayunar a un bar cercano. Poco a poco el grupo la va criticando por ser “rara” y el profesor acaba participando indirectamente de los comentarios ya que no le pone fin a los mismos. Además de ello, el profesor se va cada día con el grupo en general puesto que considera que sus decisiones deben estar marcadas por la mayoría.

MORALEJA: En una ocasión así el profesor perdería la posibilidad de hacerles aprender a respetar la individualidad, las decisiones propias y la capacidad de desmarcarse de la masa. La minoría es igualmente importante en un aula como la mayoría.

 

Ejemplo 4: PENSAR QUE SI NO PARTICIPA UN ALUMNO, ES SU PROBLEMA

Hace un tiempo tuvimos un alumno adulto, que al finalizar la formación con su empresa rompió un trabajo que había elaborado él mismo, tirando por el suelo parte de lo que se había hecho esos días en formación. Realizó la acción de forma retante, con una mirada desafiante hacia las docentes que llevaban la formación. La reacción primaria es la de mirarlo como si estuviera loco y pensar que es un mal educado.

MORALEJA: Sería útil pensar que hemos podido decir o hacer algo durante la formación que le haya molestado en lugar de pensar que no tiene ningún motivo para hacerlo. Deberíamos mejorar nuestras habilidades para recoger información durante la misma formación.

 

Ejemplo 5. NO SABER RECONOCER HABILIDADES POSITIVAS

Un grupo de alumnos consiguieron burlar durante meses las directrices del colegio en el que cursaban sus estudios y cada día comían pizza a la hora de la comida. Para ello habían trabajado en equipo y habían convencido a un repartidor de pizzas para que se las acercara a su colegio sin coste añadido. Ante el descubrimiento, lo primero que hizo el colegio fue crear un sistema para castigar el atrevimiento por parte de estos alumnos por escaquearse del servicio de comedor.

MORALEJA: Si unos alumnos han hecho esto durante meses, nos demuestran que tienen unas habilidades tan potentes como trabajo en equipo, autonomía, capacidad de encontrar recursos, etc.

Reme Egea_Formación para docentes

Reme Egea

Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Reme es una de esas atrevidas aventureras, de las que luchan por los sueños, una de esas apasionadas que nunca tira la toalla.

8 Comments

Post A Comment