05 Dic Recursos prácticos para dar reconocimientos a nuestros alumnos

Hace unos días hablábamos en otro post de la importancia del reconocimiento en las aulas tanto cuando trabajamos con adultos como cuando trabajamos con niños. Es posible que a veces no le demos la suficiente importancia a este tipo de reconocimiento pero también es cierto que aunque se la demos, nos podemos sentir un tanto limitados porque no se nos ocurren formas de hacerlo.

Hoy compartiré contigo algunos de los recursos a nivel de reconocimiento que he utilizado en los últimos años con mis alumnos o que he visto utilizar a otras personas que se dedican a la formación de otros.


1. La palabra: creo que este es uno de los mejores inventos de toda la humanidad. Las palabras, el lenguaje, esos sonidos que unidos y bien ordenados llegan a tocar corazones para siempre. A veces nos vamos a pensar en lo material sin darnos cuenta de que un reconocimiento de palabra puede motivarnos, darnos fuerzas y cambiar incluso nuestra vida para siempre.  Eso sí, tienen que ser palabras sinceras.

2. Darles confianza dejándoles que colaboren: después de muchos años continúo recordando a mi abuela que no nos dejaba poner la mesa con sus “cuidado, a ver si te cae el vaso y lo rompes”. Posiblemente lo hiciera para evitarnos un corte pero en realidad esto limita la confianza de un niño. Tenemos que dejar que nuestros alumnos prueben, experimenten, que intenten y que se equivoquen.

3. No machacar por los errores: es cierto que como decía en el punto anterior a veces un vaso en manos de un niño acaba roto, pero…¿tan grave es? El hecho de equivocarse también nos hace aprender sobre los peligros de la vida y sobre los errores que podemos llegar a cometer por lo que bienvenido sea el aprendizaje.

4. Una mirada o una sonrisa: hay momentos en los que sobran las palabras y con una simple sonrisa o una mirada de complicidad le podemos decir a un alumno muchísimas cosas. Este tipo de reconocimiento es bueno, bonito y barato por lo que se puede practicar varias veces al día.

5. La escucha plena: sin móviles en mano, sin atender a otro alumno a la misma vez, sin estar haciendo otras cosas sino simplemente escuchando a ese ser humano pequeñito o grande que tenemos delante. Actualmente este tipo de reconocimiento se ha convertido en uno de los más valorados porque posiblemente es de los más escasos. Vivimos demasiado rápido.

6. Sentarte en el suelo: sí, me refiero a su altura. Da igual que sea el suelo, o en una silla a su lado, o de pie lo importante es que incluso en el espacio haya una sintonía. La distancia física llega a ser una forma incómoda de educar a otro por lo que cuanto más cercano estemos a la propia persona, más calará todo aquello que estemos compartiendo con él/ella.

7. Diciendo a menudo te quiero: esos te quiero se pueden acompañar de besos y abrazos, de muestras de cariño. Es cierto que si trabajas con adultos, tienes que respetar mucho más sus espacios, sus distancias pero hay muchas formas de decir esos “te quiero”. No es preciso pronunciar esas dos palabras sino que con mil gestos puedes transmitir ese respeto y estima por el ser humano que tienes ante ti.

8. Comparte tu tiempo: si hay algo en la vida que no vas a recuperar por nada del mundo es el tiempo que hayas dedicado a algo. Por eso es una de las mejores muestras de reconocimiento que puedes tener mientras educas o formas a otros. El hecho de verte darles más tiempo del acordado, les hace sentir totalmente reconocidos.

9. Poniendo límites: aunque no lo parezca esta es una de las formas más potentes de reconocer a alguien y darle estima. Y es que creo que el respeto en sí mismo es realmente motivante. Si preguntaras a Giorgio, a Leone o a Lua, te dirán que soy una pesada con esa frase de “cariño, respeto, respeta a las personas, respeta a los animales, a las plantas, a los objetos que te rodean y respétate a ti mismo”. No sé si calará más o menos pero cada vez que veo una falta de respeto, les recuerdo esa frase como si yo misma fuera un disco rayado…¡igual un día tiene sus efectos!


¿Y tú, gastas otras formas de reconocimiento con tus alumnos, con tus hijos o con las personas a las que formas? Sería genial que las compartieras y así continuamos aprendiendo mutuamente.

1Comment
  • Angélica Sánchez
    Posted at 14:50h, 21 febrero Responder

    Estoy muy agradecida con el colegio en el que me toca enseñar. Aquí tenemos un sistema de méritos, donde podemos escribir una nota positiva y enviarla al estudiante y a casa para que también reciba felicitaciones de us familia, por actos de amabilidad, solidaridad, responsabilidad, resultados académicos, vencer algunas dificultades, etc.

Post A Comment