cómoaprovecharpapelessuelo

11 Oct Cómo aprovechar que un alumno tire papeles al suelo

Cómo aprovechar que un alumno tire papeles al suelo

El mes de septiembre y octubre suponen la apertura de nuevos cursos y formaciones tanto a nivel reglado (curso escolar) como formaciones no regladas (entrenamientos deportivos, clases de música, formaciones en el mundo empresarial, etc.). Y con todo ello se nos presenta el reto de no solo “formar” a nuestros alumnos sino también el reto de “educar” más allá de las aulas, de darles herramientas y habilidades que les serán útiles el resto de su vida.

 

EJEMPLOS PRÁCTICOS

Para transmitirte este concepto, compartiremos contigo un ejemplo que hemos vivido en un patio escolar. En una de nuestras formaciones para docentes en un colegio nos encontramos con una situación que vemos en el día a día:

Un alumno de primero de ESO, durante el tiempo del recreo, acaba su bocadillo y tira el papel al suelo. Posiblemente es un acto reflejo que ha visto hacer a personas de su familia, a otros niños en el colegio y a muchas personas en medio de la calle. Ante ello, el profesor que estaba de guardia en el patio escolar, lo llama con un grito desde lejos y le dice: “recoge lo que acabas de tirar”. Y a partir de ahí, se acerca y durante 3 minutos continúa explicándole lo “mal educada” que es esta conducta (en palabras del alumno “pegándole la chapa”).

 

REACCIONES POSIBLES ANTE ESTA SITUACIÓN

No sé cómo lo verás, pero ésta justamente es una de las reacciones más habituales que podemos ver en el contexto escolar y casi en cualquier tipo de aula ya sea con niños, con adolescentes o incluso con personas adultas. Puede ser que copiemos las reacciones que han tenido con nosotros nuestros profesores a lo largo de la vida, lo que tenemos claro es que hay otras reacciones posible, cada una con sus ventajas e inconvenientes. Vamos a verlas:

 

  1. PEGAR EL PURO (“O LA CHAPA”): como te habíamos comentado esta es la más habitual.

VENTAJAS:

– Con algunos alumnos puede funcionar ya que funcionan por temor más que por respeto.

– Puede servirte como desahogo de tu propio malestar.

INCONVENIENTES:

– Con muchos alumnos no funcionará, e incluso aquellos que reacción ante el miedo solo actuarán cuando estés delante, es decir, no desde la comprensión de las ventajas de actuar correctamente sino desde la intención de evitar una reprimenda.

– Esta reacción te quita autoridad porque te hace hablar muchas veces con una comunicación no verbal exagerada, desde el enfado e incluso a repetir una vez tras otra tus argumentos.

– En muchas ocasiones la persona se queda mucho más con la forma con la que ha recibido la comunicación que con el contenido mismo.

– En la mayor parte de ocasiones se hace delante de otros compañeros lo que sería contraproducente para el aprendizaje del propio alumno.

 

  1. HACER COMO SI NO HUBIERA PASADO: En algunas ocasiones, el profesor es capaz de hacer oídos sordos o hacer como que no ha visto la situación problema.

VENTAJAS:

–  No te metes en ningún tipo de conflicto.

INCONVENIENTES:

– Pierdes autoridad ante el resto de alumnos que te ven ignorar la situación sin intervenir.

– Desaprovechas la oportunidad de educar a tus alumnos, tanto al alumno que ha tirado el papel al suelo como de los que han visto que te has quedado impasible.

– Desaprovechas la oportunidad de mejorar el mundo en el que vivimos, haciendo que aprendan algo que puede mantener el espacio en mejores condiciones.

 

  1. APROVECHAR PARA INTERVENIR Y REGALAR UN APRENDIZAJE VITAL: posiblemente esta sea una de las acciones cotidianas en las que tenemos la oportunidad de educar a nuestros alumnos no solo en lo que a un papel se refiere sino sobretodo en aprendizajes útiles para el resto de su vida.

“En este caso lo que hacemos es acercarnos a él en el momento que tirado el papel, y sin decir nada, con una simple sonrisa, recogemos el papel y nosotros mismos nos acercamos a la papelera para despositarlo en la misma”.

VENTAJAS:

– Aumenta la calidad y la profundidad del aprendizaje por parte del alumno que ha tirado el papel al suelo.

– A pesar  de que no hay contenido de palabras en la misma situación, el alumno se queda con nuestra acción que es mucho  más potente que cualquier discurso que podríamos haberle dado.

– El resto de alumnos, al no esperar nuestra reacción, se quedan por unos segundos sorprendidos y sin darse cuenta el aprendizaje cala de forma contundente a nivel inconsciente.

– Ganas autoridad ante el alumno que tiro el papel y ante el resto porque ven que no es necesario el grito, ni el enfado, ni la fuerza para poner límites en algunas situaciones

– Le demuestras tu humildad al ser capaz de “arrodillarte” casi delante de él/ella para que simplemente aprenda.

INCONVENIENTES:

– Es más trabajo, más esfuerzo pero si uno ama esta profesión tan solo lo vivirá como una oportunidad para disfrutar de la educación y el aprendizaje de sus alumnos…¡una oportunidad de cambiar vidas!

 

Quizás te interesen:

 

Reme Egea_Formación para docentes

Reme Egea

Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

No Comments

Post A Comment